La carga refrigerada y su valor para el mercado del 2017


Por la última década hemos escuchado de los grandes beneficios que la ampliación del Canal promete generar para nuestro país. Sin embargo, la impaciencia ante la llegada de estos está afectando la imagen del proyecto, sobre todo con el surgimiento de ciertos acontecimientos, como la caída de Hanjin Shipping y los pésimos pronósticos para el movimiento de mercancía en los próximos años, los cuales pudieran indirectamente generar una desaceleración del desarrollo económico latinoamericano.

Aún con los impactos significativos de estos eventos, es importante destacar que la apuesta del Canal ampliado, así como la de otras inversiones por sectores relacionados, fueron realizadas teniendo en mente el crecimiento de ciertas actividades que podrían “salvar” el transporte marítimo, y con esto, cerca del 90% del comercio internacional.

Una de estas actividades es el transporte de mercancía refrigerada. Pronósticos internacionales aseguran que el transporte refrigerado tendrá un aumento de 2.5% anual, llegando a las 120 millones de toneladas para el 2020[1]. Esta predicción en el caso de Panamá está altamente relacionada al comercio de medicamentos y productos perecederos, los cuales deben ser sectores que deben prepararse para asegurar la calidad de los servicios de distribución de sus productos, bajo la consigna de que, si se quiere explotar el potencial de estos, ya las quejas de la ampliación deben quedar atrás para pasar a una etapa de incentivo de los mercados.

Aún con los golpes al transporte marítimo, los exportadores de bienes que necesitan viajar en condiciones refrigeradas pueden sacar ventajas de una flota de buques portacontenedores joven, optimizada para el manejo de carga refrigerada. Los beneficios de esta infraestructura deben ser complementados con el apoyo administrativo de los sistemas de gestión de distribución de estos productos. La implementación de buenas prácticas al manejo de estos bienes y la mejora de las organizaciones que los comercializan podrían ser soluciones que abran nuevos mercados a los productos del país y detengan la caída de las exportaciones de Panamá, las cuales llegaron al 30% para el 2016, acorde a recientes reportes.

Los sistemas de gestión de buenas prácticas para la distribución de productos refrigerados introducen aspectos de visibilidad, manejo de quejas, empaques, constantes verificaciones y validaciones que son muy valiosas para la comercialización de bienes de consumo por humanos, especialmente, si consideramos las distancias y condiciones que estos bienes deben de soportar.

Muy probablemente este sector genere a los nuevos millonarios de los siguientes 10 años en el mundo del comercio internacional, por lo que nuestra pregunta ante ustedes es, ¿Está preparada su organización para sacar provecho del crecimiento del sector “reefer”?

 

Hablemos de las oportunidades de mejora de su cadena de frío.

Solicite nuestro portafolio de servicios y entérese de como R&D Consulting puede ayudarle en el proceso implementación de buenas prácticas para la mejora de sus procesos de distribución y almacenaje de productos farmacéuticos y perecederos.

[1] De acuerdo a la ultima edición del Reporte “Reefer Shipping Market Review and Forecast 2016/17” publicado por la firma Drewry.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.