Cadenas de Frío Confiables


Blueberry Fruit on Gray Container

La cadena de frió, la mejor herramienta de confianza para el consumidor.

 

La producción de un bien deseado para el consumo de un cliente que quiere satisfacer su necesidad; esta es el base del sistema “perfecto” de comercio.

Entendiendo que este sistema requiere de tres elementos (Productor, Producto y Consumidor), esta demás decir que todo aquellos adicionales que agreguemos aumenta la complejidad del sistema de intercambio comercial.

Los adicionales a esa versión del sistema “perfecto” se ejemplifican en los intermediarios, transportistas, distribuidores, bodegas, puertos, empacadoras, entes reguladores y otros participantes, que nublan la visibilidad y casi nos hacen añorar aquella simpleza de producción-venta.

¿Queremos agregar mayor complejidad? Entran en este momento en el sistema las condiciones ambientales y las potenciales afectaciones que estas tienen sobre los productos perecederos que consumimos en lugares, muchas veces miles de kilómetros alejados de su origen de producción.

Esta telaraña de complejidad debe lidiar adicionalmente con todos los clientes que demandamos seguridad de que las condiciones del producto que estamos consumiendo se han mantenido durante la cadena que aquel complicado sistema formó. La respuesta a esta necesidad de visibilidad y confianza está en las cadenas de frio integrales.

Las cadenas de frío están conformadas por todas las operaciones interdependientes que se dan en la producción, distribución, almacenaje y venta de productos perecederos sujetos a un control de temperatura.

Los productos refrigerados y congelados que se mueven por una cadena de frió, como los fármacos y alimentos son consumidos por los clientes finales de las cadenas de distribución. Cualquier afectación a la integridad de la temperatura de estos productos puede generar enfermedades masivas, e inclusive la muerte.

Conociendo la complejidad de los procesos de la cadena de frió, ¿Cómo hacen las empresas para presentarse como fuentes confiables de productos sujetos a control de temperatura?

Tecnología y cumplimiento parecen ser las dos tendencias a seguir en el mundo de las cadenas de frío.

Por el lado de la tecnología, los procesos de cadena de frío, con sus sistemas de monitoreo y seguimiento generan una cantidad de data exorbitante. Por ejemplo, recientemente hemos visto muchos “recalls” de productos alimenticios y farmacéuticos. Esto no es necesariamente, por que tengamos productos de peor calidad, sino que más bien responde a la mayor cantidad y rapidez con la que se transmite la información de las cadenas de distribución.

El aumento en la visibilidad (y la cobertura) de desviaciones en la cadena de suministro ha generado un auge de regulaciones, resultando en el ajuste de los procesos de las cadenas de frío para el cumplimiento de estas. Nuevas regulaciones, como la Food Safety Modernization Act (FSMA), en los Estados Unidos, son un resultado directo de la preocupación del consumidor ante los escándalos de seguridad alimenticia y la expansión global de la producción de estos bienes.

El consumo de alimentos frescos y en buen estado y la seguridad del estado de los medicamentos está llevando a muchas organizaciones a invertir en Sistemas de Buenas Prácticas, Sistemas de Gestión de Calidad, Certificaciones de Seguridad y Mejoras en sus instalaciones y sistemas de transporte para asegurar su imagen de productores y distribuidores confiables ante los clientes.

Del otro lado de las fuertes demandas de los sectores involucrados en la cadena de frío difícilmente se encuentran las regalías que trae la provisión de servicios a los involucrados en estos. Una buena regla de medida en este sentido es lo que está haciendo Amazon.

El gigante norteamericano ya tiene un par de años de experiencia con su producto “AmazonFresh”, básicamente un supermercado electrónico que funciona bajo la promesa de entregar víveres, desde productos orgánicos, hasta carnes, a su puerta en un momento deseado. Al eliminar el elemento tangible de seleccionar una toronja porque consideramos que la que escogimos está más fresca que otra, el consumidor, por medio de AmazonFresh transmite toda su confianza en que Amazon le entregará una fruta fresca. Este “intercambio” requiere que Amazon tenga instalaciones con la capacidad de tener productos a temperatura ambiente, refrigerados y congelados; equipo de empaque que brinde seguridad a mantener las condiciones de cada tipo de producto; por no mencionar las particularidades de calidad que debe tener la flota de recepción de materia prima y entrega de estos productos. La cadena de frío debe brindar visibilidad en todo el recorrido del producto, a modo de generar confianza para asegurar que Amazon, o cualquiera de los involucrados en la cadena, mantenga la imagen de su marca.

 

Aumentemos la confianza en su cadena de frió.

El consumo de alimentos y medicinas en malas condiciones puede generar serias consecuencias adversas a sus clientes. Contáctanos y hablemos de como inyectar mayor calidad a sus procesos de cadena de frío.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *